Hongo pasmo. Color claro en vetas y líneas negras concéntricas

PATOLOGÍAS DE LA MADERA: CONDICIONES CLIMÁTICAS, HONGOS, INSECTOS Y XILÓFAGOS

En obras de rehabilitación nos encontramos en muchas ocasiones con estructuras de madera degradadas o alteradas, y el primer pensamiento que se nos viene a la cabeza es ¿eliminamos y sustituimos todo?, ¿es grave?, ¿se puede mantener la estructura aún? ¿hay que actuar puntualmente?

Para poder responder a esta cuestión hay que entender qué ataques puede sufrir…

Todo esto dependerá de la patología que se trate. Las causas que intervienen en el proceso de deterioro o alteración de la madera se deben a una serie de agentes degradadores que podemos clasificar en:

  • Agentes abióticos: agentes atmosféricos, fuego, compuestos químicos, mecánicos
  • Agentes bióticos: Hongos, insectos, xilófagos marinos

En general, la mayoría de los daños en madera estructural se deben a daños causados por diseño y agentes abióticos como la humedad (temas ya parcialmente tratados en este post), y/o a daños causados por agentes biológicos.

Para identificar de qué patología se trata nos tendremos que fijar en: tipo de especie, color, densidad, aspecto superficial, forma y tamaños de orificios, si los hay, en la presencia o no de detritos en el interior, humedad y/o tacto.

Agentes abióticos

Identificación de daños y causas: agentes abióticos

Agentes atmosféricos (sol, lluvia, rocío, humedad relativa del aire): Actúan sobre la superficie de la madera o sobre la protección superficial, afectan a la madera expuesta, y normalmente no afectan a la madera estructural. Los tipos de degradación más habituales en estructuras de madera por estas causas son:

  • Degradación por los rayos UV: actúan superficialmente y destruyen la lignina de la madera provocando la pérdida de cohesión y la pérdida de masa por deslavado. La tonalidad de la madera se vuelve gris, y provoca la aparición de hongos cromógenos. Además, afectan más a la madera de primavera.
  • Degradación por IR: genera un calentamiento superficial y pérdida de humedad, provocando mermas y fendas. Además, hay una subida de exudados (resinas)
  • Degradación debida al agua y la humedad: da lugar a hinchazones y mermas (tensiones) que provocan deformaciones y fendas en la madera. Además, la humedad favorece los ataques bióticos.

Agentes bióticos

Hongos

Identificación de daños y causas: hongos

Los hongos aparecen con una humedad mayor al 18%, y se pueden clasificar en dos grupos:

Mohos y hongos cromógenos:

No afectan a la densidad de la madera, es decir, atacan superficialmente. Los mohos tienen un color de blanquecino a negro y un aspecto superficial algodonoso. Dentro de los hongos cromógenos se distingue:

  • Azulado: Color gris verdoso pero la madera tiene un aspecto normal
Hongo azulado_ muestra de I. Bobadilla Maldonado
  • Pasmo: Tiene un color más claro con vetas y líneas negras concéntricas, y un aspecto superficial normal. Existe un hongo pasmo avanzado que da lugar a una pudrición blanca (descrita más adelante), que reduce la densidad de la madera. Tiene un color igual al pasmo y un aspecto superficial más fibroso por las zonas afectadas.
Hongo pasmo_ muestra de I. Bobadilla Maldonado
Hongos de pudrición:

Reducen la densidad de la madera y podemos distinguir dos tipos:

  • Pudrición parda: Tiene un color más oscuro (de marrón a casi negro) y un aspecto superficial cuarteado en cubos o prismas, al tacto se obtiene un residuo en polvo. Favorece el ataque de otros xilófagos.
Hongo pudrición parda_ muestra de I. Bobadilla Maldonado
  • Pudrición blanca o fibrosa: tiene un color más claro (beige a blanco) y un aspecto superficial fibroso en las zonas afectadas, al tacto genera un residuo fibroso.
Hongo pudrición blanca_ muestra de I. Bobadilla Maldonado

Insectos

Identificación de daños y causas: Coleópteros o insectos lavarios

Realizan en la madera el ciclo biológico general:

  1. Huevos: aparecen en la madera grietas, orificios, vasos…
  2. Larvas: gusanos. Realizan galerías en la madera. Tamaño de 4-40mm
  3. Pupa: metamorfosis
  4. Adulto: Sale a aparearse.

Distinguimos los siguientes tipos:

Cerambícidos o carcoma gruesa:

Son los coleópteros de mayor tamaño, normalmente solo atacan a la albura, es decir, provocan daños limitados, tanto en coníferas como en frondosas.

Generan orificios de salida de 6 a 10mm de diámetro, galerías ovaladas de 10mm de diámetro máximo, producen detritos cilíndricos de color claro.

Anóbido o carcoma:

Pequeños coleópteros. Prefieren la albura de coníferas y frondosas.

Generan orificios de salida de 1 a 4mm de diámetro, galerías circulares de diámetro menor de 4mm, producen detritos cilíndricos, ovalados o aplanados de color variable.

Afección por carcoma: Muestra de I. Bodadilla Maldonado
Curculiónidos o gorgojos:

Son de tamaño reducido, atacan a la albura y el duramen de coníferas y frondosas, y están asociados a altos grados de humedad y pudriciones.

Generan orificios de salida de 1 a 2mm de diámetro, galerías circulares de diámetro menor a 2mm, producen detritos cilíndricos y ovalados muy finos de colores mezclados.

Lictidos o polilla:

Son de tamaño reducido, atacan a frondosas de vasos grandes y bajos contenido de humedad. Son pocos frecuentes en madera estructural.

Identificación de daños y causas: Isópteros o termitas

Existen dos tipos, la subterránea y la termita de madera seca.

La termita subterránea:

La actividad de las termitas puede ocasionar daños en elementos de la estructura de madera de un edificio con riesgo potencial de desplomes.

Se trata de insectos xilófagos sociales de tamaños 3-5mm y de aspecto blanquecino.

Se organizan en castas: reina, obreras, soldados y ninfas.

Viven en la tierra, en termiteros, nidos subterráneos

Generan túneles en la tierra y de ascensión a través de muros de hormigón, de ladrillo, etc.

Se alimentan de celulosa y atacan a la albura y el duramen tanto en madera de coníferas como de frondosas.

Su detección es difícil, ya que se ocultan, evitan la luz. Normalmente cuando se detectan su nivel de infestación es avanzado.

Se pueden detectar a través de la aparición de cúmulos terrosos, aparición de barniz o pintura hinchados, aparición de respiraderos o aparición de la fase alada de las termitas (salen a aparearse)

No generan orificios de salida, generan galerías polimorfas. Producen detritos de barro “seco”

Afección por termita: muestra de I. Bodadilla Maldonado
La termita de madera seca:

La de madera seca generalmente atacan más al arbolado.

Xilófagos marinos

Identificación de daños y causas: Xilófagos marinos

Nos podemos encontrar también ataques por crustáceos marinos, que viven en colonias y atacan en la superficie del agua.

Realizan galerías perpendiculares y paralelas a la fibra, por lo que dejan a la madera cribada de huecos.

Producen pérdidas de secciones de 3-6 cm anuales. Y galerías de 1-2mm de diámetro y de unos 10mm de longitud aproximadamente.

Afección por xilófagos marinos: muestra de I. Bodadilla Maldonado

2 comentarios sobre “PATOLOGÍAS DE LA MADERA: CONDICIONES CLIMÁTICAS, HONGOS, INSECTOS Y XILÓFAGOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×